Entradas

Daniel 3 – Mi Corazón no temerá

La semana pasada estudiamos el sueño de Nabucodonosor, el propósito de la profecía y la importancia del sueño de Nabucodonosor para nosotros.  En este capítulo, Daniel nos muestra una historia fascinante que vivieron sus amigos y nos muestra ejemplos de un corazón confiado.

 

(v.1-6) La confianza de Nabucodonosor radicaba en su poder

Esta estatua de oro pudo haber estado inspirada por su sueño. Sin embargo, en vez de tener sólo la cabeza de oro, era de oro desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Nabucodonosor quizá quería que su reino durara para siempre.

La gente más importante del reino fue citada a la dedicación de esta gran estatua.  Al mismo tiempo, el rey lanza un edicto.  Al hacer la estatua y obligar a la gente de adorarla, demostraba el uso arrogante de la religión para exaltar el poder humano. La pena de no obedecer era muy alta, se pagaba con la vida.

Más adelante, Nabucodonosor al verse retado o desafiado en su poder, el centro de su confianza, reacciona enojado y hasta sacrifica a algunos de sus mejores hombres (v.19-23) sin importarle nada.

Pero al ver que su poder era NADA comparado por el de Dios, y ver la base de su confianza desmoronarse frente a sus ojos, entonces su ira se convierte en la realidad de un corazón sin Dios: espanto y miedo (v.24-27).

(v.7) La confianza del mundo está en proteger su integridad

El pueblo y sus dirigentes simplemente obedecieron la orden del rey sin cuestionar.  Solo hacían lo que protegería su integridad física, de esa manera estaban seguros y podían vivir confiados.

(v.8-12) Otros viven confiados quitando de en medio a los demás

Los sacerdotes de Bel, los caldeos, encontraron una manera de acusar a los judíos. No sabemos exactamente qué tipo problemas causaban los judíos a estos hombres, pero debieron haber sido varios para acusarlos de esta manera.  De alguna manera, los caldeos creían que iban a vivir mejor si los eliminaban por completo. Sin duda la envidia tuvo mucho que ver aquí.

(v.13-18) La confianza de Sadrac, Mesac y Abed-nego radicaba en Dios

¿Por qué no se inclinaron ante la estatua y le dijeron a Dios que lo hacían obligados? Estaban determinados a nunca adorar a otro dios y valientemente se mantuvieron firmes. Por eso los condenaron a muerte. No sabían que serían librados del fuego; lo único que sabían era que no iban a inclinarse ante ningún ídolo. ¿Se mantendría usted firme por Dios cueste lo que le cueste? Cuando uno está firme por Dios, se nota. Puede ser doloroso y no siempre tendrá un final feliz. Esté preparado para decir: «Líbreme o no, sólo a mi Señor serviré».

¿Cómo lograron tener un corazón confiado? (v.28)

  1. Confiaron en Dios plenamente
  2. Permanecieron fieles a Dios en vez de obedecer al rey
  3. Entregaron su vida antes que fallarle a Dios

Para nosotros es igual; la manera de obtener un corazón que no tema ante las circunstancias de la vida es siguiendo esos mismos tres pasos:

Confiar en Dios…

La fe es una parte esencial en el cristiano.  Sin embargo, muy frecuentemente el concepto de fe es malinterpretado.  Una gran mayoría de los creyentes piensan que tener fe en Dios es sinónimo de siempre obtener la victoria, al menos como la entendemos en nuestra mente  (Heb. 11:33-34).  Pero esta parte es solo la mitad del concepto de lo que es la fe.  El entendimiento de solo esta mitad hace que algunos piensen que la fe es obtener lo que imaginan en su mente si lo creen firmemente, o si lo declaran con su boca, etc.… y cuando no sucede lo que esperan, dicen “te falto fe”.  Pero olvidan que la fe Bíblica es confiar en Dios independientemente de obtener un resultado favorable o positivo (Heb. 11:36-38), Dios no siempre hará lo que yo quiero.  La fe es pues, depositar tu confianza en Dios, pero no necesariamente esperar obtener lo que tú quieres (v.17-18)

Un correcto entendimiento de la fe, traerá a nuestro corazón una confianza y una paz que sobrepasa todo entendimiento.

Permanecer fiel a Dios…

Aquí también existe algo de confusión; algunos creen que ser fieles a Dios es hacer cosas buenas, o evitar en lo que sea posible hacer cosas malas.  Pero el Señor Jesús nos enseña que el amor y la verdadera fidelidad a Dios se da al guardar Su Palabra (Juan 14:23-24).

Entonces, no se trata de hacer cosas buenas o dejar de hacer cosas malas, sino de cumplir Su propósito para nuestras vidas.  Y este propósito lo encontramos al estudiar la Biblia.  Una persona que no estudia la Biblia no puede conocer el propósito de Dios, por tanto no puede ser fiel a Dios.  Los amigos de Daniel conocían perfectamente los mandamientos de Dios, y los guardaron al pie de la letra a cualquier precio…

He aquí ocho excusas que pudieron haber tenido para inclinarse ante la estatua y así evitar que los mataran.

  • Nos inclinamos, pero no estábamos adorándolo de corazón.
  • No nos volveremos idólatras; lo hicimos una sola vez y le pedimos perdón a Dios.
  • El rey tiene poder absoluto y había que obedecerlo. Dios entendería.
  • El rey nos dio el puesto que tenemos; hay que ser agradecidos, ¿no?
  • No estamos en nuestro país, y por lo tanto Dios nos perdonará por seguir las costumbres de este país.
  • Nuestros antepasados colocaron ídolos en el templo. ¡Eso es mucho peor!
  • No estamos haciéndole daño a nadie.
  • Si nos matan y unos paganos ocupan nuestro puesto, ¿quién va a ayudar a nuestra gente en el destierro?

 

Si bien todas estas excusas hubieran parecido lógicas, no hubieran sido más que una racionalización peligrosa. El inclinarse ante una estatua violaba el mandamiento de Dios de Exo 20:3 : «No tendrás dioses ajenos delante de mí». Además hubiera manchado su testimonio para siempre. Nunca más hubieran podido hablar del poder de su Dios que sobrepasa el de otros dioses. ¿Qué excusas utiliza usted para no mantenerse fiel a Dios?

Entregaron su vida antes que fallarle a Dios…

Esta es la parte más difícil, es donde experimentamos la segunda mitad de lo que debemos entender como fe: la parte donde Dios no hará lo que queremos, sino Su voluntad.  Ellos estuvieron dispuestos a dar su vida por permanecer fieles a Dios.  Esto les permitió tener un corazón confiado.  Entendieron lo que Pablo puso en palabras muy sencillas “Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos” (Rom. 14:8). Si nos aferramos a esta vida, podemos perdernos de lo mejor de Cristo (Mat.10:39).

Con Dios, lo único que funciona es una entrega y dependencia total… o lo es todo en tu vida, o no es nada… o le entregas todo, o no le das nada… o confías plenamente, o te ahogas en el temor. Nabucodonosor cometió este error, y lo veremos la semana entrante en el capitulo 4.

Daniel 2:29-47 – El Sueño de Nabucodonosor

La semana pasada aprendimos como Daniel, con su actitud de humildad ante el rey y dependencia total de Dios, nos enseña a como no caer en el peligro de los postreros días.  Los postreros días son tiempos peligrosos porque el destino de muchas almas es incierto debido a que ellos creen que son cristianos y no lo son.  Ellos han diluido el evangelio en sus mentes exaltando en su vida a una mezcla Cristo y Ellos Mismos a la vez, eliminando así la posibilidad de ser transformados en sus corazones.  Esta semana estudiaremos la profecía en el sueño de Nabucodonosor.

v.29-30 – El propósito de la profecía

Daniel le da la gloria a Dios (v.30) y nos enseña el propósito de la profecía.  La intención no solo era dar a conocer el sueño a Nabucodonosor y asustarlo, sino que le daría la interpretación y haría algo en su corazón.

¿Existe la profecía hoy en día?

La respuesta es SI, PERO NO COMO MUCHOS LA PRACTICAN.

Profecía.  Un profeta era aquel que hablaba de parte de Dios.  Entonces la profecía es un mensaje de parte de Dios.  Y puede ser:

  1. Sobre eventos futuros
  2. Una exhortación
  3. Una revelación de Su voluntad
  4. Una reprimenda

Hebreos 1:1-2 Nos dice que Dios usó a los profetas en la antigüedad (es decir, antes de los postreros días).  Pero en estos últimos días nos habla a través de Su Hijo.  Y El mismo nos enseñó a guardar su Palabra (la Biblia).  Por tanto, para nosotros, la profecía es la Palabra Escrita.  Ahí está TODO lo que necesitamos saber de Su voluntad, de Su poder, eventos futuros, exhortación a nuestra vida, y Su propósito para nosotros.

2 Pedro 1:19-21  Aquí Pedro nos enseña que el propósito de la profecía es que Cristo, el lucero de la mañana (Ap. 22:16), brille en nuestra vida.

La profecía SIEMPRE tiene un propósito espiritual, ya sea para revelar Su voluntad o Su poder; y su fin siempre es que creamos en El (Apocalipsis 19:10b).

Habiendo entendido el propósito de la profecía en general, ahora si veamos el sueño.

(v.31) – La visión trata sobre el gobierno humano en este mundo

La visión en el sueño era de una estatua (una imagen humana).  Desde aquí nos indica que los poderes representados eran humanos.

Babilonia fue la primera superpotencia mundial en toda la historia de la humanidad.  Antes de Babilonia, ningún gobierno humano había recibido poder y dominio sobre todo el mundo.

En Génesis 1:26 y 28, Dios había entregado el dominio de todo al primer hombre.  Adán gobernaba el mundo pero perdió ese dominio por su pecado.  Después de ahí, el hombre intentó recuperar el dominio perdido, mas Dios no los dejó; por ejemplo la torre de Babel (Génesis 11:2-9).

(v.32-33) – 4 Imperios humanos

1er Reino: Babilonia, la Cabeza de Oro (v.32a) – Interpretado en los versos 37 y 38

Dios te ha dado… (Jer. 27:5-11) – Una vez más se nos muestra que Nada se sale del control de Dios.  Dios permitió este primer gobierno mundial, Él lo entregó a Babilonia, irónicamente en el mismo lugar que el hombre antes lo había intentado pero por cuenta propia.

2º Reino: Medo-Persa, Pecho y Brazos de Plata (v.32b) – Interpretado en verso 39a

Este reino se identifica en Daniel 5:28 como el imperio Medo-Persa.

v.39a… Se representa como de Plata por ser inferior (más débil en esplendor) que Babilonia, pero aun así se plantó sobre el mundo entero (Esdras 1:2).

Este imperio es el primer ejemplo de cómo el gobierno humano, en vez de mejorar se deteriora cada vez más por la corrupción del corazón humano.

(La duración de este imperio fue de alrededor de 200 años hasta ser derrotado)

3er Reino: Vientre y Muslos de Bronce (v.32c) – Interpretado en verso 39b

Este reino se identifica como Grecia en Daniel 8:21 al mando de Alejandro-Magno.

v.39b… También domina sobre toda la tierra.

Un dato interesante es que en el año que se escribió Daniel, Grecia era solo una pequeña e insignificante provincia.

(La duración de este reino fue de casi 200 años hasta ser derrotado)

4º Reino: Piernas de Hierro (v.33a) – Interpretado en el verso 40

Desmenuza y Quebranta todo (v.40)… La identificación de Daniel en este verso 40 no es muy clara para poder identificarlo, pero lo podemos identificar leyendo Daniel 7:19-23, de este reino saldrá el anticristo, el príncipe que había de venir, y en Daniel 9:26 entendemos pues que ese pueblo es Roma, quienes destruyeron la ciudad y el santuario en el año 70 d.C.  Entonces podemos identificar este 4º reino como el Imperio Romano.

(La duración de este imperio fue de alrededor de 500 años pero no fue derrotado)

El hecho que este reino nunca fue derrotado por otro imperio y la última parte de la visión que usa el mismo hierro usado para identificar a Roma, nos ayuda a pensar en un resurgimiento del mismo reino más adelante en la historia, pero se presenta mas débil.

4º Reino, el resurgimiento: Pies parte de hierro, parte barro cocido (v.33b) – Interpretado en vv. 41-43

Después del imperio Romano, ningún gobierno o imperio ha dominado el mundo entero.  Varios lo han intentado, pero no está en el plan de Dios.  Hasta el fin de los últimos días.

vv.41-42Algo de la fuerza del hierro… En estos versos se relaciona directamente con el antiguo imperio Romano, pero lo presenta en su resurgimiento como un reino dividido y no tan fuerte, barro y hierro no se mezclan.

v.43… Alianzas humanas…  Aquí nos indica que no se restaurará como imperio sino más bien trabajando juntos por medio de alianzas pero sin convertirse en un solo gobierno, así como hoy se nos presenta la Unión Europea. Por esta razón, aparte de la razón geográfica es que pensamos que la Union Europea es el resurgimiento del antiguo imperio Romano.

(v.34-35) – El Imperio Celestial y Final

La Piedra Cortada, no con mano… Esta se explica en el verso 44 como este reinado viene y termina con los reinos humanos.

Identificando la Piedra o La Roca… este adjetivo es usado para identificar a Cristo (Salmo 118:22; Is. 28:16; Mateo 21:42; Hechos 4:11; Ef. 2:20; y el mismo Pedro reconoce quien es la piedra: 1 Pe. 2:4-8)

ALGO IMPORTANTE PARA NOSOTROS

v.44… En los días de estos reyes… Esto es de lo más importante de la visión para nosotros.  Nos dice que en el tiempo de estas alianzas europeas, Dios levantará Su reino, El Imperio Celestial, un reino final y permanente; no controlado por hombres (ni será dejado a otro pueblo, ni siquiera a los cristianos), sino directamente controlado por Cristo Jesús como Rey de Reyes y Señor de Señores (Apocalipsis 19:10-20:4)

v.45… El reino de Cristo sustituye a TODOS los reinos y gobiernos humanos.  Esto se cumplirá en su Segunda Venida y completará, como vimos la semana pasada, la culminación de los Postreros Tiempos.

Conclusión acerca del Sueño de Nabucodonosor y su interpretación

No solo estamos viviendo como las señales globales van en aumento así como dolores de parto, también estamos viviendo las señales espirituales en la conducta de muchos que se dicen ser cristianos y viven como si no lo fueran, centrados en sí mismos y no en Cristo; sino que también, este último reino, el resurgimiento del imperio Romano que es parte del sueño de Nabucodonosor, lo estamos presenciando frente a nuestros ojos…  En los días de estos reyes es que vendrá nuestro Señor.  ¿Estás listo para recibir a tu Señor?

El Señor Jesucristo dijo en Apocalipsis 22:7 (RV1960)

¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.

Aquí es donde la profecía cumple su propósito en nosotros: Necesitamos volver nuestros corazones a Él, dejar que transforme nuestra vida de una condición de pecado a una nueva creatura.  Y así anhelar Su regreso para nuestra redención.

Daniel 2:1-23 – Como actuar en tiempos de crisis

La semana pasada aprendimos como Daniel permanece firme aun cuando su historia comienza de manera muy triste.   La decisión de este jovencito de honrar a Dios y su fidelidad a los principios bíblicos aun en medio de su triste historia le trajo bendición y recompensas.  En este capítulo Nabucodonosor tiene un sueño que le perturba mucho, enfrentar esta situación de la manera incorrecta le trajo muchos dolores de cabeza.  Aquí podemos comparar la manera como enfrentan las crisis un no creyente y un creyente.

I. Daniel 2:1-13 – El Actuar de Nabucodonosor

El rey Nabucodonosor es el ejemplo que tomaremos para mostrar las acciones que toma una persona sin Dios (un no creyente) para resolver un problema o una crisis.

(v.1) – El problema de Nabucodonosor

La crisis de Nabucodonosor fue que tuvo un sueño, pero uno muy perturbador, al grado que no lo dejaba dormir.  Así que se avoca a buscar una respuesta.

(v.2-4) – Nabucodonosor busca respuestas en lugares equivocados

El rey estaba muy turbado, no tenía paz ni tranquilidad por su sueño por lo que inmediatamente busca solución, pero lo hace en el lugar equivocado, manda llamar a:

  • Magos. Usa una palabra en el hebreo que significa: el que traza líneas o círculos mágicos.
  • Astrólogos. Los ashipu (hebreo) o hechiceros hacían conjuros para librar a las personas de las fuerzas malignas. A menudo se intervenían quirúrgicamente a los enfermos mientras se pronunciaban palabras mágicas
  • Encantadores. En otros pasajes se traduce como adivinos o agoreros.  Ellos buscaban la voluntad de los dioses falsos a fin de conocer acciones futuras o conseguir su bendición para alguna acción propuesta.
  • Caldeos. Algunos piensan que se refiere a los sacerdotes al servicio de Bel o Merodac, el ídolo principal de Babilonia. Se creía que los sueños eran mensajes de los dioses, y se esperaba que estos los interpretaran.

La adivinación, magia y hechicería eran de los intentos humanos de conocer y controlar el mundo y el futuro, dejando de lado al Dios verdadero. Era lo opuesto a la verdadera profecía, la cual es esencialmente sumisión a la soberanía de Dios.  Dios condena todas estas cosas (Deut. 18:10-12; Isaías 47:12-13)

(v.5-9) – Nabucodonosor actúa con inteligencia humana, pero no es suficiente

 “El asunto lo olvidé…” La versión Reina-Valera traduce una parte como si el rey hubiese olvidado su sueño, pero una traducción más correcta sería:

Daniel 2:5 (LBLA) “El rey respondió y dijo a los caldeos: Mis órdenes son firmes: si no me dais a conocer el sueño y su interpretación, seréis descuartizados y vuestras casas serán reducidas a escombros.”

La TLA lo traduce como: “Ya he tomado una decisión…”

De igual manera en el verso 8:

Daniel 2:8 (LBLA) “Respondió el rey, y dijo: Ciertamente sé que queréis ganar tiempo, porque veis que mis órdenes son firmes,”

Esto refleja que el rey Nabucodonosor era un hombre inteligente y se previno para no ser engañado.  Al llamar a sus magos y adivinos decidió no darles a conocer el sueño pues si se los daba, sería muy fácil para ellos ponerse de acuerdo e inventar cualquier significado.

(v.10-11) – Los recursos humanos SIN Dios siempre son insuficientes

La petición del rey era algo que sobrepasaba los límites humanos.  Es simplemente imposible para alguien adivinar el sueño en la mente de otra persona.

Expuestos ante tal reto, no les quedó más que reconocer su incapacidad y reconocer que se tenía que recurrir a algo o alguien por encima del humano.  Y es interesante que los que están reconociendo esto son los mismos sacerdotes de Bel, aquellos que se suponía tenían contacto directo con su dios (ídolo).  Esto también expone al ídolo Bel ya que ni sus sacerdotes podían revelar el sueño.

(v.12) – El resultado de los esfuerzos y recursos humanos solo producen frustración

El rey, ante tal respuesta, se enfurece y arremete contra todos los sabios; aquí ya no solamente incluye a los magos, hechiceros y adivinos, sino también los científicos y consejeros que el rey tenía a su disposición, entre los cuales se encontraban Daniel y sus amigos.  Esta era una orden basada sin duda en mucha frustración, además de demostrar el carácter y temperamento de Nabucodonosor.

II. Daniel 2:14-23 – El Actuar de Daniel

Daniel enfrenta una crisis derivada de la de Nabucodonosor.  Este último, después de quedar frustrado por la ineficiencia de sus magos y adivinos, gira un edicto que afecta a Daniel y sus amigos.

(v.14-15) – La prudencia, un efecto del Espíritu

Arioc era el capitán de la guardia del rey, tenía un puesto de mucho mayor rango que Aspenaz (1:3); Arioc era como el jefe del servicio secreto de nuestros tiempos.  Enfrentarse a una persona de ese rango no era cualquier cosa, sobre todo cuando se trata de cumplir una orden directa del rey.

Daniel, al escuchar que enfrentaba la muerte, agregó a su sabiduría prudencia. Lo más común sería desesperarse, tratar de defenderse, perder la cabeza y huir, o expresar “¡Qué está loco el rey o que le pasa!”.  Sin embargo Daniel actuó con prudencia, otra traducción lo traduce como tacto; para actuar así en un momento de crisis se requiere dominio propio, y este es un elemento del fruto del Espíritu Santo (Gal. 5:22-23). La reacción humana inmediata es, como vimos con Nabucodonosor, la frustración o el enojo, la prudencia es un efecto del Espíritu.

Debemos aprender a actuar bajo el efecto del fruto del Espíritu Santo en nuestra vida, de esa manera abrimos posibilidades para que Dios actúe.

¿No te sorprende que Arioc, dispuesto a cumplir el edicto del rey, se tome el tiempo y con paciencia le explique a Daniel porque el rey dictó tal orden?  Es, sin la menor duda, Dios quien interviene una vez más a favor de Daniel tocando corazones de los incrédulos.

(v.16) – Daniel caminaba en fe

Daniel se había ganado la confianza del rey, pide una audiencia y le dice al rey que le dé tiempo y que él le revelaría lo que el rey estaba pidiendo… pero, ¡espera un momento!… aquí Daniel ni siquiera sabía que tenía esa capacidad de interpretación.  Si bien se menciona en el verso 1:17, esto es porque Daniel al escribir su libro lo consideró como un dato importante, pero cuando estaba recién viviendo esto a los 17 años, Daniel seguramente no sabía que podía hacerlo.  Aun asi, confiaba en un Dios que tiene el control de todas las cosas, y estaba seguro que Él era más poderoso que los ídolos de Babilonia, por tanto él si tenía una oportunidad.  Y actuó en fe, apostándole todo a Dios.

El tiempo que le pidió al rey era para orar.

(v.17-18) – Daniel consideraba la oración como su primer recurso

Daniel inmediatamente fue con sus amigos y les pidió que juntos oraran a Dios por esta situación.

Algunos ven la oración como el último recurso, dicen: “ya solo nos queda orar”… Daniel actuaba al revés, como debe ser, orar primero.  Como creyentes no podemos dar un paso si pedir a Dios guía y dirección.

Una nota importante: Orar es pedir dirección a Dios, y NO decretar, ni declarar, tampoco decir lo que vamos a hacer “en su nombre”.  Daniel les dice a sus amigos que oren pidiendo a Dios de su misericordia y de su favor con respecto a este misterio.  Recuerda a los adivinos y magos que su reacción era, “dinos y nosotros hacemos”.  La actitud del creyente es: “Dios, dime que hacer”.

(v.19) – El resultado de recurrir a Dios primero

Dios respondió a las oraciones de Daniel y sus amigos, y le dio a Daniel la respuesta.  Daniel recibió de parte de Dios una visión de noche donde le reveló a Daniel no solo el sueño del rey sino también su interpretación.

Cuando Nabucodonosor recurre a recursos que no incluían a Dios obtuvo como resultado frustración; en Daniel, por el contrario se produjo Alabanza y Adoración.

(v.20-23) – La Oración de Daniel

La oración donde Daniel pide a Dios ayuda no quedó registrada, pero esta la oración de agradecimiento sí.

Es interesante que Daniel, al tener lo que buscaba, antes de correr hacia el rey para comunicarle que tenía la respuesta, nuevamente pone en primer lugar a Dios dándole alabanza y gratitud.

“Sea bendito el nombre de Dios…” es una expresión máxima de alabanza hacia Dios reconociendo su bondad, con un deseo profundo de darle gloria.

“suyos son el poder y la sabiduría”  Daniel, un joven verdaderamente sabio reconoce que el único sabio es Dios. Y no importa cuánto creamos saber, siempre necesitaremos el mejor consejo, el de Dios.  Su Palabra es la sabiduría que necesitamos constantemente.

“El muda los tiempos y las edades…” Dios es quien controla la historia, definitivamente Daniel reconocía que Dios estaba a cargo de la suya. Una vez más Daniel reconoce el control de Dios en todo lo que pasa.

“Quita reyes y pone reyes…” Además de enfatizar en la soberanía de Dios, quizá también hace referencia a la visión y la interpretación que acababa de recibir (la interpretación del sueño la veremos más adelante).

“da sabiduría a los sabios…”  Dios es la fuente de sabiduría y ciencia.  Nabucodonosor por su parte buscaba en otras partes y ya vimos el resultado.

La alabanza de Daniel y su agradecimiento era específica por lo que había recibido.  Su petición era imposible para el razonamiento humano, aquí Daniel reconoce que Dios es omnisciente y extremadamente bueno al conceder esto a Daniel.  Es bueno agradecer a Dios, así como somos específicos en nuestras peticiones ser específicos en nuestros agradecimientos.

Él es la luz que necesitamos para caminar con claridad en este mundo (Juan 8:12)

¿Cómo quien actúas en tiempos de crisis, como Daniel o como Nabucodonosor?… Acabas frustrado, o en paz y agradecido… del resultado depende como realmente lo hiciste.