Lucas 19:11-27 – ¿Que harás con el evangelio?

Lee Lucas 19:11-27, contesta y reflexiona:

Lucas 19_11-27 - minas1.- ¿Que era lo que la gente pensaba y por lo cual Jesús les platicó esta parábola?

2. Entre diez hombres repartió diez minas, ¿qué iba a hacer cada uno con su mina?

3. El noble dio recompensa a cada uno según su esfuerzo, ¿cual fue la recompensa?

4. Dado que es una parábola, ¿que o a quien representa el hombre noble?

5. ¿a quien representan los siervos?

6. ¿que representa la mina recibida por cada uno?

7. ¿que representa la recompensa?

 

Para Reflexionar…

Este relato nos recuerda el de la parábola de los talentos. La diferencia principal está en que en este, la mina dada a cada uno parece apuntar a la dádiva del evangelio, que es la misma para todos los que lo oyen; pero los talentos, repartidos en más y en menos, parecen indicar que Dios da diferentes capacidades, habilidades o dones a los hombres.  Pero en ambos casos Dios nos llama a cuentas, y da recompensa o reprende. Debemos predicar el evangelio y llevar fruto para nuestro Señor.

La recompensa por un trabajo bien hecho es más trabajo. El mayor cumplido que se le puede hacer a una persona es darle mayores responsabilidades, así lo hace Dios.

La parábola concluye con una de las leyes inexorables de la vida: «Al que tiene se le dará más, y al que no tiene se le quitará lo poco que tenga.» Si practicamos algún deporte, y seguimos entrenándonos, iremos dominándolo cada vez más; pero, si dejamos de practicarlo, perderemos las habilidades que teníamos. Si disciplinamos y entrenamos nuestros cuerpos, los tendremos más capaces y fuertes; si hacemos lo contrario, perderemos la agilidad y la fuerza. Si se nos da bien una asignatura o un arte y nos aplicamos a su estudio, se nos abrirán sus secretos y cada vez disfrutaremos y podremos utilizar más de sus riquezas; pero, si no nos aplicamos, perderemos hasta la habilidad que teníamos al principio.
* No hay tal cosa como aplacarse en la vida cristiana: o avanzamos, o nos vamos para atrás; o recibimos más, o perdemos lo que teníamos

Información Adicional:

Esta es la única parábola de Jesús, por lo que nosotros sabemos, que está basada en un hecho histórico. Cuando murió Herodes el Grande el 4 a C., dejó su reino dividido entre Herodes Antipas, Herodes Felipe y Arquelao. Aquel reparto tenía que ser ratificado por los Romanos antes de ser efectivo. Arquelao, al que le había correspondido Judasa, fue a Roma a tratar de convencer a Augusto para que le reconociera su derecho; pero los judíos mandaron una embajada de cincuenta hombres para decirle a Augusto que no querían a Arquelao. De hecho, Augusto le confirmó en su herencia, aunque sin título de rey. Así es que, cualquiera que oyera esta parábola en Judasa se acordaría del hecho histórico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *