TENSIONES EN LA FAMILIA Génesis 29:31 – 30:24

El amor de Jacob por Raquel era mucho. Por ella se convirtió en algo que no era: un sirviente, trabajador, hombre de campo. Y lo hizo por 7 años, todo por su amor a Raquel.
Raquel, por su lado, desarrollo una fuerte lealtad hacia Jacob al ver su esfuerzo y compromiso por ella. Pero su esterilidad y el hecho de tener que compartir a su marido con Lea su hermana la llevó a la desesperación. Esto provocó una serie de tensiones en su relación con su hermana y con Jacob.

CAP. 29:31-35 – DIOS SUPLE A LEA LO QUE SU ESPOSO NO LE DA

El Señor se compadece de nosotros, y actúa en nuestras necesidades. Aquí vemos como Él se compadece de Lea y le da hijos (v. 31). Así nace el primogénito de Jacob, al cual nombró Rubén. En la antigüedad se acostumbraba nombrar a los hijos según una circunstancia, ocasión o característica especial. Por ejemplo, Jacob (el que cuelga del talón o suplantador) o Esaú (velludo). En este caso Lea y Raquel nombran a sus hijos por sus circunstancias…

Lea, al enfocarse en Dios durante el nacimiento de su ultimo hijo, le permitió descubrir que su necesidad de amor de su marido podía ser cubierto por Dios, y así fue.
A pesar de ser despreciada por su marido y por su hermana, Dios llenó su corazón y pudo alabarle. Dios tenía un gran propósito para Lea y su descendencia. Las dos tribus más importantes del pueblo de Israel vinieron de ella: La tribu de Leví (tribu sacerdotal) y La de Judá (tribu real). Y lo más importante, el Mesías vino de su hijo Judá.

CAP. 30:1-8 – LA ENVIDIA DE RAQUEL

Imagina este escenario: Por un lado, a Lea deseando el amor de Jacob. Y por otro lado, Raquel envidiando a Lea porque le está dando hijos a Jacob para ganar su amor. Aunque ella YA GOZABA DEL AMOR TOTAL DE JACOB. Raquel comenzó a luchar por algo que ya tenía, el amor incondicional de su marido.

Nunca estaremos conformes siempre y cuando estemos viendo lo que tienen los demás. Eso no nos deja ver lo que
nosotros tenemos.
La tensión había crecido tanto , que comenzaba a afectar la relación que Raquel tenía con su amado. Así que Raquel
decide tomar el asunto en sus propias manos, e hizo lo que Sara con Abraham. Asi le nacen dos hijos.

V.9-20 – EL CONTRAATAQUE DE LEA

Lea, al verse presionada por su hermana a seguir peleando, se desenfoca de lo que había logrado. Ya se había enfocado
en Dios. Pero el comportamiento de su hermana la orillo a hacer l mismo y le da su sierva a Jacob como mujer para
seguir compitiendo con los hijos.

V.21 – LA ULTIMA HIJA DE LEA

Al final, nace de lea una hija a la cual nombra DINA. Muy probablemente es el femenino para Dan que significa Juicio.
Al igual que Raquel, ella pensaba que Dios le había hecho justicia.

V.22-24 – EL HIJO DE RAQUEL.

Raquel se enfocó en orar a Dios por un hijo por ella misma. Y Dios la escucho. Así nace José.

Así termina esta lucha en que nadie gana. Ella finalmente se dio cuenta que solo confiando en Dios se obtiene lo que necesitamos.

APLICACIÓN

Esta familia nos recuerda algo quizá muy común: en todas las familias existen tensiones y problemas. Y es triste que a quien debemos amar más, a nuestra familia, a menudo de convierten en aquellos con quien más problemas tenemos.
En cada uno de los casos que hemos visto hasta ahora en Génesis (Caín-Abel, Esaú-Jacob, Raquel-Lea), el origen de todos los problemas es el mismo: EL PECADO (envidias, egoísmo, etc).

SI SIGUIÉRAMOS LAS REGLAS MÁS BÁSICAS DE LA CONVIVENCIA FAMILIAR QUE LA BIBLIA NOS DICTA, NUESTRA RELACIÓN FAMILIAR SERÍA DIFERENTE, NOS AHORRARÍAMOS INFINIDAD DE PROBLEMAS. ESTAS REGLAS SON:

1. Esposos, amen a su esposa como Cristo amó a la iglesia y como a sí mismos (Efesios 5:25, 33)
2. Esposas, respeten a su marido y sométanse a su liderazgo (Ef. 5:22-24, 33; 1 Pe. 3:1)
3. Hijos, obedezcan a sus padres (Ef. 6:1-3)
4. Padres, no provoquen a ira a sus hijos, pero no dejen de disciplinarlos y amonestarlos (Ef. 6:4)
5. Todos, condúzcanse con un espíritu de humildad (Fil. 2:3-4)

Genesis 30 – Tensiones en la Familia.

Posted by Iglesia Semilla Delicias on Sunday, July 1, 2018

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *