LAS DOS SIMIENTES – Génesis 4:17 a 5:32

Desde el capítulo 3 el Señor habla de una separación de dos líneas o linajes (3:15).  Simiente significa semilla, descendencia o linaje.  En Gen. 3:15 Dios profetiza que Cristo heriría a satanás de muerte en la cruz cuando este pensaba que lo había destruido, pero solo lo hirió en el calcañar.   Pero además de esto, traza una clara división: una descendencia santa perfeccionada en Cristo Jesús (Lucas 3:23-38), y otra que permanece bajo el dominio de Satanás.

La división comienza desde Abel y Caín.  Abel, representando al linaje de fe y Caín al linaje incrédulo y no arrepentido.   Pero como Caín mató a Abel, Dios restituye el linaje de fe por medio de Set (Génesis 4:25-26)

Caín es muestra de la simiente de Satanás.  Deja una descendencia sin Dios, que genera cada vez más pecado (4:17-24)

La simiente o linaje de fe comienza a describirse en el capítulo 5 de Génesis.  Aquí encontramos 3 características principales:

1. Invocaban a Dios (4:26)

La expresión hebrea traducida aquí invocar el nombre del Señor es también una frase que significa “proclamar el nombre del Señor” (Éxodo 34:5), donde se refiere claramente no solamente a la oración, sino reconocer a Dios con sus atributos, someterse a lo que ÉL dice, y compartir de su nombre. Estas personas buscaron la protección divina porque conocían el nombre, es decir, el carácter de Dios. En el Nuevo Testamento se invoca a Jesucristo, reconociéndolo como Salvador y Señor (Romanos 10.13).

2. Caminaban con Dios (5:22-24)

“Y Enoc anduvo con Dios trescientos años…” (LBLA).  El Caminar con Dios va más allá de ser una expresión literal, es caminar en la fe (Hebreos 11:5).  No fue un momento de caminar con Dios y este se lo llevo, fue toda una vida viviendo en la fe.  La fe viene por el oír y vivir la Palabra de Dios (Rom. 10:17).  Por tanto, caminar en la fe es llenarnos de Su Palabra, y ajustar nuestra vida a Su Palabra (1 Juan 1:5-7), y enfocar nuestra mente y corazón a las cosas eternas (2 Corintios 4:17-5:17).

3. Son Usados por Dios (5:29)

Así como lo hizo con Noé, el linaje de fe es usado por Dios para propósitos divinos…

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; – (1 Pedro 2:9)

 Todos, absolutamente todos -hasta los más religiosos-, a consecuencia de nuestro pecado, pertenecemos a la simiente de la serpiente (Juan 8:33-44; 1 Juan 3:7-12).

Pero por medio de Cristo tenemos la oportunidad de ser adoptados al linaje de la fe (Juan 1:12; 1 Pedro 1:17-23; 1 Juan 3:9) para heredar la vida eterna, y en esta vida invocar (proclamar) el nombre de nuestro Dios, caminar con Él el resto de nuestras vidas y ser usados por Él para propósitos divinos.

Simiente de la serpiente

Génesis 4:17-24

La espiral del pecado

Juan 8:44

1 Juan 3:10-12

Judas 1:11

Solo Cristo nos puede librar de la simiente de la serpiente