En este capítulo se nos describe el nacimiento de Isaac y la escena de la expulsión de Agar y su hijo Ismael de la casa de Abraham. El nacimiento de Isaac es un ejemplo de la vida y obra de Jesucristo.

v.1 – Isaac es una promesa cumplida

El Señor visitó a Sara… Pasaron 25 años para que llegara este momento, pero llegó. Dios cumplió su promesa. Isaac era un hijo que Dios había prometido a Abraham y cumplió, Dios siempre cumple.

v.2 – El nacimiento de Isaac fue un milagro

Sara había sido estéril toda su vida. Pero ahora, Sara a los 90 años y Abraham de 100 (v.5), tenían un hijo es su vejez. Humanamente esto era imposible, sin embargo, Dios hizo el milagro. ¿Por qué hasta su vejez?… Porque Dios ya lo había definido así, había definido un tiempo para su nacimiento.

v.3 – Isaac produjo alegría en el corazón de sus padres

Isaac significa RISA o uno que ríe. Su nacimiento produce risa y alegría por haber nacido de una mujer estéril, y de avanzada edad.

v.4 – Isaac era clave en el pacto de Dios con Abraham

Abraham, al nacimiento de su hijo Isaac recordó que era el cumplimiento del pacto que Dios había hecho con Abraham. Así que, inmediatamente le colocó la señal del pacto a Isaac su hijo circuncidándolo al octavo día.

v.6-8 – El gozo de Isaac fue general

La risa de Sara ahora es alegría y gozo por tener en sus brazos a su hijo anhelado por toda su vida. Y esta alegría sería compartida con todos los que oyeren la noticia.

Por lo que hemos visto hasta ahora, Isaac viene siendo un tipo de Cristo. Es decir, un ejemplo que nos ayuda a entender el nacimiento de Cristo que vendría mas adelante en la historia. Así pues, Isaac y Jesús fueron:

• Ambos fueron hijos de una promesa (v.1)
• Ambos nacieron después de un buen tiempo de espera
• Ambas madres fueron convencidas por Dios (Gen. 18:13-14; Lc. 1:34-37)
• Ambos nacieron al tiempo puesto por Dios (Gen. 21:2; Gal. 4:4)
• Ambos nacimientos fueron milagrosos (v.5)
• Ambos nacimientos produjeron gran gozo (Gen. 21:6; Lc. 1:46-47; Lc. 2:10-11)
• Ambos son clave en un pacto de Dios con el hombre.

v.9-21 – Una escena muy triste

Lo que viene después, es el relato de una escena muy triste en la familia de Abraham. Ismael se burla de Isaac, convirtiéndose en su enemigo desde casi su nacimiento. Sara le pide a Abraham que los corra. Abraham sufre mucho para tomar la decisión y es convencido por Dios. Agar e Ismael son expulsados de su casa y comienzan a vagar por el desierto. Se les acaba el alimento y agua y se ven perdidos. Ambos sufren al extremo. Pero Dios interviene y los salva.
Entender esta escena es difícil y despierta muchos porqués. ¿Por qué Ismael pierde toda la herencia? ¿Por qué Dios permite el sufrimiento de Agar y su hijo? ¿Por qué le pide Dios a Abraham que abandone a su hijo Ismael? Etcétera.
Pasaríamos mucho tiempo discutiendo acerca del porqué de esta situación si no fuese por el apóstol Pablo que sale en nuestro rescate. Él mismo explica esta porción de la Biblia en su carta a los Gálatas (Gálatas 4:21-31)
Aquí Pablo nos explica que Dios permitió esto para convertirlo en una ALEGORÍA. Es decir, un símbolo o imagen destinada a ilustrar una idea o enseñanza importante. Pablo habla a las iglesias de Galacia (actualmente Turquía). Ahí llegaron algunos cristianos judíos que no estaban de acuerdo con las declaraciones de Pablo de que los gentiles no tenían que cumplir con muchas de las leyes religiosas, que los judíos habían obedecido por siglos. De acuerdo a estos hombres, los gentiles debían convertirse en judíos a fin de llegar a ser cristianos. Así, Pablo toma esta historia de Abraham y sus hijos para ejemplificar su postura.

Gal. 4:23-24 – ALEGORIA… Son los dos pactos.

ISMAEL, el de la esclava nace según la carne… nace del corazón humano, bajo incredulidad, buscando su propio camino o soluciones, y estableciendo sus propias reglas.
ISAAC, el de la libra, nace por la PROMESA… nace en el corazón de Dios, en el tiempo y a la manera de Dios, es incondicional a las actitudes del hombre, y se recibe por fe.
Gal. 4:25 – Agar es el monte Sinaí… de Agar nace Ismael… Ismael representa a la ley o un cristiano legalista, que enseña que tenemos que hacer cosas para alcanzar la salvación y el favor de Dios (tradiciones, normas, y muchos NO…)
Entendemos que la ley nos muestra que somos pecadores (Rom. 7:7), y se convierte en un maestro que nos lleva a Cristo (Gal. 3:24-25). Los legalistas o judaizantes buscaban agradar a Dios siguiendo la ley, la cual no podemos cumplir, HACIENDOSE ESCLAVOS DE ELLA.
Por otro lado, Dios tenía otro plan. Pues somos incapaces de agradar a Dios, entonces necesitamos un salvador. No es por la ley, pues no guardarla y nos haríamos esclavos de ella; la salvación es solo por la fe en Cristo (Gal. 3:9-14).
Gal. 4:26-28 – Nuestra alegría descansa en que Dios lo hizo todo para nuestra salvación.
Gal. 4:30-31 – La ley y la gracia no pueden vivir juntas (mezclarse). El antiguo pacto es reemplazado por el nuevo pacto en Cristo Jesús.
POR ESA RAZÓN ABRAHAM TUVO QUE DESPEDIR A AGAR Y A SU HIJO ISMAEL.