Lucas 19:28-40 – Entrada Triunfal

Lee Lucas 19:28-40 y reflexiona:

second_coming1. Compare Lucas 19:30 con Zacarías 9:9, es una de las muchas profecías acerca del mesias cumplidas en Jesús.

2. Los lideres Judíos ya habían puesto precio a su entrega (Juan 11:57)… ¿por qué crees que hizo este acto publico?

3. ¿Qué significa para ti la frase “¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!”?

 

Esta ocasión es distinta del resto de la vida de nuestra Señor.  El, por lo  general, procuraba evadirse de la observación pública, se retiraba al desierto y encargaba a los que sanaba que no  contasen a nadie lo acontecido. Pero aquí, deja a un lado la reserva y parece deseoso de que todos  perciban y noten con cuidado todo lo que hace.  El sabía que ya se acercaba  el día en que había de morir en la cruz por los pecadores. Su obra como profeta, en lo que tenia relación a su misión  terrenal, había terminado. Mas todavía le faltaba llevar a cabo la obra de ofrecerse a sí mismo como sacrificio expiatorio y  como sustituto de los pecadores. Antes de que esa obra fuese cumplida quería llamar hacia sí la atención de los judíos. El  Cordero de Dios iba a ser inmolado: bueno era, por tanto, que todos los Israelitas dirigiesen los ojos hacia él. No era  posible que un acontecimiento de tan alta importancia tuviese lugar en lo oculto.

El gozo que sintieron los discípulos de Jesucristo a su entrada  en Jerusalén es nada comparado con el que todos los creyentes experimentarán cuando El aparezca otra vez revestido de  gloria y majestad (Apocalipsis 19)

Lucas 19:11-27 – ¿Que harás con el evangelio?

Lee Lucas 19:11-27, contesta y reflexiona:

Lucas 19_11-27 - minas1.- ¿Que era lo que la gente pensaba y por lo cual Jesús les platicó esta parábola?

2. Entre diez hombres repartió diez minas, ¿qué iba a hacer cada uno con su mina?

3. El noble dio recompensa a cada uno según su esfuerzo, ¿cual fue la recompensa?

4. Dado que es una parábola, ¿que o a quien representa el hombre noble?

5. ¿a quien representan los siervos?

6. ¿que representa la mina recibida por cada uno?

7. ¿que representa la recompensa?

 

Para Reflexionar…

Este relato nos recuerda el de la parábola de los talentos. La diferencia principal está en que en este, la mina dada a cada uno parece apuntar a la dádiva del evangelio, que es la misma para todos los que lo oyen; pero los talentos, repartidos en más y en menos, parecen indicar que Dios da diferentes capacidades, habilidades o dones a los hombres.  Pero en ambos casos Dios nos llama a cuentas, y da recompensa o reprende. Debemos predicar el evangelio y llevar fruto para nuestro Señor.

La recompensa por un trabajo bien hecho es más trabajo. El mayor cumplido que se le puede hacer a una persona es darle mayores responsabilidades, así lo hace Dios.

La parábola concluye con una de las leyes inexorables de la vida: “Al que tiene se le dará más, y al que no tiene se le quitará lo poco que tenga.» Si practicamos algún deporte, y seguimos entrenándonos, iremos dominándolo cada vez más; pero, si dejamos de practicarlo, perderemos las habilidades que teníamos. Si disciplinamos y entrenamos nuestros cuerpos, los tendremos más capaces y fuertes; si hacemos lo contrario, perderemos la agilidad y la fuerza. Si se nos da bien una asignatura o un arte y nos aplicamos a su estudio, se nos abrirán sus secretos y cada vez disfrutaremos y podremos utilizar más de sus riquezas; pero, si no nos aplicamos, perderemos hasta la habilidad que teníamos al principio.
* No hay tal cosa como aplacarse en la vida cristiana: o avanzamos, o nos vamos para atrás; o recibimos más, o perdemos lo que teníamos

Información Adicional:

Esta es la única parábola de Jesús, por lo que nosotros sabemos, que está basada en un hecho histórico. Cuando murió Herodes el Grande el 4 a C., dejó su reino dividido entre Herodes Antipas, Herodes Felipe y Arquelao. Aquel reparto tenía que ser ratificado por los Romanos antes de ser efectivo. Arquelao, al que le había correspondido Judasa, fue a Roma a tratar de convencer a Augusto para que le reconociera su derecho; pero los judíos mandaron una embajada de cincuenta hombres para decirle a Augusto que no querían a Arquelao. De hecho, Augusto le confirmó en su herencia, aunque sin título de rey. Así es que, cualquiera que oyera esta parábola en Judasa se acordaría del hecho histórico.

Lucas 19:1-10 – El Chaparrito Zaqueo

Lee Lucas 19:1-10, responde y reflexiona:

lucas 19_1-10 - chaparrito zaqueo1.- Para los que desde pequeños asisten a una iglesia les será fácil recordar la historia del Chaparrito Zaqueo. Generalmente lo que mas se quedo en nuestra memoria es: lo chaparrito. Pero, ¿Sabias que era sumamente rico? Era el jefe de los cobradores de impuestos.

2.- El Señor Jesús paso por ahí con la intención de probar la excepción a la regla de los Ricos y El Reino de los Cielos… ¿la recuerdas? “es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios”. Confirmándoles con hechos los que había dicho: “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.”

3.- En primer lugar se nos enseña que ninguno es tan malo que no pueda ser salvo, o que esté fuera del alcance de la gracia  de Cristo.  El está dispuesto a perdonar y olvidar (Isaias 1:18). Me pregunto por qué muchos creyentes siguen cargando con sus culpas…

4.- También aprendemos que hay pequeñas cosas cosas que pueden cambiar la vida de un hombre.  Zaqueo, lo único que quería, era ver quien era Jesús.  La curiosidad le cambió la vida… ¿no te da curiosidad saber lo que Jesús puede hacer contigo?

5.- ¿Observaste que sin pedírselo, nuestro Señor se  detiene y habla a Zaqueo? ¿que sin pedírselo, se ofrece como huésped en la casa de un pecador? ¿Que sin ser solicitado,  hace penetrar en el corazón del publicano la gracia renovadora del Espíritu, y le da ese mismo día salvación a su alma?… Dios es quien toma la iniciativa, eso define la Gracia.

6.- Las palabras de Zaqueo nos muestran, por ultimo, que los que experimentan el cambio de corazón dan siempre a conocer  su conversión por medio de manifestaciones exteriores.  Así el creyente debe abandonar lo que antes lo había dominado.  La fe que no purifica el corazón junto con manifestaciones externas: actitudes, carácter, comportamiento, etc., no es real.

 

Lucas 8:31-34 – Oigo y no entiendo

Lee Lucas 18:31-34 y reflexiona:

lucas 18_31-34 - ver con claridadEl mensaje de Jesús no podía estar mas claro… al menos a nosotros así nos parece, sin embargo no fue así para los discípulos.
En vista de las frecuentes advertencias de Jesús a sus discípulos acerca de lo que le esperaba en Jerusalén, algunas veces nos preguntamos: ¿Por qué la cruz les tomó tan de sorpresa y les causó un efecto tan demoledor? La verdad es que no podían entender lo que Jesús les decía. Estaban tan obsesionados con la idea de un Mesías conquistador, que seguían esperando que Jesús desplegara su poder en Jerusalén y barriera a sus enemigos de la faz de la Tierra.
* Aquí hay una seria advertencia para todos. La mente humana tiene capacidad para entender sólo lo que quiere. No hay nadie más ciego que el que no quiere ver. Todos tenemos que resistir la tendencia a oír sólo lo que queremos oír.

Lucas 18:35-43 – El pobre ciego

Lee Lucas 18:35-43 y responde:

lucas 18_35-43 - ciego1.-  ¿Cual era la condición del hombre junto al camino aparte de ser ciego?

2.-  Cuando supo que aquel que pasaba era Jesús, ¿Qué actitud tomo aquel hombre? ¿por qué?

3.- Según el pasaje, ¿qué características puedes descubrir acerca de la fe de este hombre?

4.- Aparte de la vista, ¿recibió de Jesús algo mas este hombre?

5.- ¿Qué hizo el hombre después de recibir la vista?

 

Reflexiona:

Este hombre no sólo era ciego, sino pobre, digno símbolo de la humanidad que Cristo vino a sanar y salvar. Fue humilde para orar, poniéndose a merced de la misericordia y decisión de Jesús, sabia que Jesús tenia la ultima palabra.  Así pues, recibió, no solo la vista sino la salvación de su alma por la fe depositada en Jesucristo. Es común que nos sensibilicemos rápidamente ante las necesidades y las cargas del cuerpo, y normalmente actuamos ante ellas con prontitud. ¡Oh, si fuera lo mismo con nuestras dolencias espirituales, especialmente de nuestra ceguera espiritual!…

 

Nadie sigue ciegamente a Cristo. Primero, por gracia Él abre los ojos de los hombres, y así atrae hacia Él sus corazones.

Lucas 18:18-30 – El hombre rico

Lee Lucas 18:18-30 y reflexiona…

Lucas 18_18-30 - dinero

(v.18) La pregunta principal fue: “¿Qué haré para heredar la vida eterna?”

–          El hombre probablemente quería que Jesús confirmara que lo que él ya estaba haciendo era suficiente para obtener la vida eterna. Jesús lo encamina en su propio pensamiento hasta confrontarlo con lo que le faltaba hacer (v.22)

(v,23)  El joven prefirió el dinero y las posesiones materiales que seguir a Jesús.  Prefirió los bienes de este mundo que alcanzar la vida eterna.

–          El amor al dinero y el amor a Dios no son compatibles.  El dios de una persona es aquello a lo que da todo su tiempo, pensamiento, energía, devoción y preferencia, entonces el dios de este hombre era la riqueza.

–          Las posesiones tienden a encadenar el corazón a este mundo. El hombre no fue capaz de dejar su Dinero por seguir a Jesús (1 Tim. 6:9, Hebreos 13:5, Lucas 12:15, Proverbios 30:8).  Por ello la expresión de Jesus del verso 24.

 

(v.25)  Algunos han sugerido que esto se refiere a una pequeña entrada en la muralla de la ciudad por donde apenas podía pasar una persona y por la cual a un camello le sería muy difícil pasar. Sin embargo, parece que es simplemente una hipérbole (figura retórica) donde Jesús expresa la verdad de que el amor al dinero y el amor a Dios simplemente no son compatibles (Lucas 16:13)

 

(v.29 y 30)  La expresión “mucho más” no debe entenderse en sentido literal; significa que los beneficios que el creyente obtendrá del  Señor Jesucristo, serán más que todo lo que haya abandonado.

Sentirá tanta paz, tanta esperanza, tanto  gozo, tanto consuelo, tanto sosiego en la comunión con el Padre y con el Hijo, que lo que haya perdido quedará más que  compensado con lo que gane. En una palabra, nuestro Señor Jesucristo será para el más precioso que sus bienes, sus  parientes o sus amigos.

 

Conclusión:

Los deseos del hombre rico  eran buenos y lícitos. Lo que él quería era vida eterna. Más, por desgracia, había algo que él amaba más  que la vida eterna: ese algo era el dinero. Cuando Cristo lo invitó a que abandonase todo lo que poseía sobre la tierra, y a  que buscase un tesoro en el cielo, no tuvo fe suficiente para obedecer. El amor al dinero era su pecado dominante.

Muchos hay que están prontos a  abandonarlo todo por amor de Cristo, salvo algún pecado predilecto, y a causa de ese pecado se pierden por toda una  eternidad.

Lucas 18:15-17 – Ser como Niños

Lee Lucas 18:15-17 y reflexiona…

Lucas 18_15-17Era común que las madres judías trajeran a sus niños en su primer cumpleaños a algún rabino distinguido para que los bendijera. Y para eso se los traían a Jesús.

Esta es una de las escenas más encantadoras del Evangelio el ver que Jesús tenía tiempo para los niños aun cuando se dirigía a Jerusalén para morir en la cruz.

Cuando Jesús dijo que los que componen el Reino de Dios son los que son como los niños, ¿qué quería decir? ¿En qué cualidades estaba pensando?

1.- El niño no ha perdido el sentido asombro. Tennyson nos cuenta que una mañana temprano entró en la habitación de su nietecito y le sorprendió «siguiendo embelesado con la mirada al rayo de sol que jugaba en los postes de la cama.» Cuando nos hacemos mayores, vivimos en un mundo gris y cansado. Los niños viven en un mundo que conserva el lustre de lo nuevo, y en el que Dios siempre está cerca.

2.- Toda la vida del niño se apoya en la confianza. Cuando somos pequeños, nunca nos preguntamos de dónde nos va a venir la próxima comida, o de dónde va a salir la ropa. Cuando vamos al colegio estamos seguros de que nuestra casa estará en su sitio cuando volvamos, con todo listo para nuestras necesidades. Cuando vamos de viaje no nos preocupamos por los gastos, ni dudamos de que nuestros padres sepan el camino y nos lleven sin problemas. La confianza del niño en sus padres es absoluta, y así debería ser la nuestra en nuestro Padre, Dios.

3.- El niño es obediente por naturaleza. Es cierto que a veces desobedece y se queja de lo que le mandan sus padres; pero su instinto natural es obedecer. Sabe muy bien que debe obedecer, y no está contento cuando no ha sido obediente. En su fuero interno reconoce que la palabra de sus padres es ley. Así debiera ser para nosotros la Palabra de Dios.

4- El niño tiene una capacidad admirable para perdonar. Casi todos los padres somos injustos con nuestros niños. Les exigimos un nivel de obediencia, de modales, de lenguaje y de diligencia que rara vez alcanzamos nosotros. Una y otra vez los regañamos o castigamos por hacer cosas que hacemos nosotros. Si otros nos trataran de la forma que tratamos nosotros a nuestros hijos, probablemente no se lo perdonaríamos. Pero los niños perdonan y olvidan, y ni siquiera se dan cuenta de que se los trata con injusticia. El mundo sería un lugar mucho más agradable si perdonáramos todos como lo hace un niño.

El mantener despierto el sentido de asombro, vivir con una confianza inquebrantable, obedecer con naturalidad, perdonar y olvidar… En eso consiste el espíritu del niño, que es el pasaporte para entrar en el Reino de Dios.

(Adap. de Barcklay)

Lucas 18:9-14 – Parábola del fariseo y el publicano

Lee Lucas 18:9-14 y responde:

vanidad1. Lucas una vez mas inicia este pasaje señalando el propósito o la enseñanza principal de la parábola. ¿Cuál es?
2. ¿Qué concepto crees que tenia la gente de los fariseos (maestros de la Biblia)?
3. ¿Qué concepto crees que tenia la gente de los publicanos (les quitaban dinero al pueblo para dárselo al gobierno Romano)?
4. ¿Qué hacían los dos hombres en el templo?
5. ¿Puedes identificar alguna petición del fariseo?
6. ¿Puedes identificar alguna petición del publicano?
7. ¿Cuál salio del templo justificado delante de Dios? ¿Por qué?

Para reflexionar:
a) El compararte con los demás no te hará mas santo.
b) La justicia NO viene de cumplir actos religiosos o tratando de ser buenos, o por seguir una religión. La justicia viene de Dios, solo basta reconocer nuestra condición delante de El (humillarnos).
Y tu, ¿Cómo ves tu vida?…

Lucas 18:1-8 – Parábola de la viuda insistente

Juez malvadoLee Lucas 18:1-9 y responde:

1. ¿Con que fin les platicó Jesús la parábola de la viuda insistente?
2. ¿Que características describe acerca del juez?
3. ¿Por qué este juez accede hacerle justicia a la mujer?
4. ¿Es Dios un Juez injusto?
5. ¿Contestará Dios a nuestra oración por nuestra insistencia o por Su Justicia?

PARA REFLEXIONAR:
En esta parábola NO se compara a Dios con el juez injusto, mas bien se contrasta con tal persona. “No desmayar” es la clave para entender esta enseñanza. Dios, que es un Padre amante, dará a sus hijos lo que necesitan!… Pero, no tenemos por qué suponer que vamos a obtener siempre lo que pidamos. A menudo un padre tiene que negarse a darle a su hijo lo que le pide, especialmente cuando sabe que aquello le va a hacer más mal que bien. Así es Dios.
Nosotros no sabemos lo que nos reserva el futuro; sólo Dios lo sabe, y por tanto sólo Dios sabe si aquello va a ser para nuestro bien a mediano o largo plazo. Por eso Jesús nos dice que no tenemos que desanimarnos en la oración, y que CONFIEMOS EN SU JUSTICIA. Por ello, al final agrega que no sabía si quedaría fe en la Tierra cuando El venga otra vez.
No nos cansaremos nunca de orar, y nunca nos faltará la fe si, una vez que le hemos hecho a Dios nuestras oraciones y peticiones, añadimos la perfecta oración: “¡Hágase tu voluntad!»