Introduccion a Daniel

Daniel capítulo 1

Autor del libro de Daniel

Algunos cuestionan que el mismo Daniel haya sido el autor del libro, tradicionalmente tanto judíos como cristianos creemos que si lo escribió Daniel, casi al final de su tiempo en Babilonia; el mismo Señor Jesús lo menciona así en Mateo24:15.  Daniel lo escribiría alrededor del año 539 a.C.

v.1 – Un triste principio de esta historia

La historia de Daniel comienza cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia (actual Irak) sitió Jerusalén.  La ciudad de Babilonia estaba rodeada de 100 km de muralla; una muralla de 100 mts. de Alto, 30 mts. de Ancho y 10 mts. bajo tierra.  Nabucodonosor fue quizá el rey más importante de la asombrosa Babilonia.  Era temido en todo el mundo, cuando llegaba a un país, la caída de ese país era inminente.

Los babilonios tenían por costumbre, al tomar un país, llevarse a las personas más valiosas y dejar a los pobres atrás.  A estos se les decía que podían poseer cualquier tierra que quisieran y vivir pacíficamente.  Así aseguraban lealtad por parte de las tierras conquistadas, y a la vez un suministro de gente sabia y talentosa al servicio civil de Babilonia.

Daniel fue llevado Babilonia en el año 605 a.C., y sirvió en el gobierno de Babilonia unos 60 años, bajo los reyes Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro.

v.2 – Dios siempre tiene el control

Un terremoto estremece los cimientos donde nos sentimos seguros; un tornado arrasa con toda una vida de recuerdos en solo segundos: una bala de un asesino cambia la historia de una nación; un conductor ebrio siega la vida de una víctima inocente.  Las tragedias personales y globales hacen que nuestro mundo parezca un lugar tenebroso, lleno de maldad y aparentemente fuera de control; y todo esto puede hacernos pensar que Dios está ausente… ¿Dónde está Dios? Preguntan algunos con tristeza y desesperación.

Daniel señala algo interesante: “el Señor entrego…”. Daniel usa ADONAI que significa dueño, gobernante o soberano. Daniel entendía que nada está fuera del control de Dios, aun las circunstancias tan adversas como lo que le estaba pasando y aun el desmantelamiento del templo de Dios.

Entender la soberanía de Dios es entender que a Dios nada se le sale de control.  Él permite que pasen ciertas cosas porque siempre tiene un propósito.

150 años antes, Isaías le había advertido a Ezequías (aquel rey que después de caer enfermo de muerte Dios le concedió 15 años más de vida), que algunos de sus descendientes serían llevados a Babilonia (Isaías 39:3-7) –> Esta es una profecía cumplida al pie de la letra [Uno de los argumentos más firmes con que contamos para afirmar que la Biblia es Palabra de Dios, es precisamente el cumplimiento de sus profecías].

Este es el tema principal del libro de Daniel, que Dios tiene siempre el control.

v.3-7 – Si entendemos la soberanía de Dios, enfrentamos mejor esta vida.

Daniel pudo haberse desesperado.  El y muchos de sus conciudadanos fueron deportados y llevados a una tierra extranjera en contra de su voluntad.  Daniel, un joven que a su corta edad enfrento a un tirano egocéntrico, llevado a un lugar donde estaba rodeado de idolatría,  aun así, nunca perdió la esperanza ni el enfoque.

El entrenamiento babilónico era similar al de los Persas, Platón escribió que los persas comenzaban sus estudios a los 14 años y terminaban a los 17 (v.5).

Los nombres de Daniel y sus amigos tenían un significado que los relacionaba con Dios.

  • Daniel= Dios es mi juez o Dios es juez
  • Ananías= Dios muestra Su gracia
  • Misael= ¿Quién es como mi Dios?
  • Azarías= Dios ayuda

En Babilonia les cambiaron los nombres:

  • Beltsasar= Bel, protege su vida
  • Sadrac= Soy muy temeroso
  • Mesac= Yo no cuento para nada
  • Abednego= Siervo del que brilla

v.8 – La fe, la honra a Dios y algunos de sus resultados

En vez de rendirse y renunciar a todo, o hasta cuestionar a Dios, este joven se sostuvo en la fe y honró a Dios.  Daniel sabía que DIOS ES SOBERANO y que estaba trabajando en un plan que todavía no alcanzaba a entender.  Daniel es mencionado en la Biblia como un hombre de fe y justo (Ez. 14:13-14; Heb. 11:32-34).

Y lo importante es la honra, no lo que comes… (v.12-16)

Esto lo aprendimos en el estudio de Romanos; algunos toman estos versos para usarlos como un modelo de dieta del cristiano, para agradar a Dios, pero comer legumbres no era lo importante, someterse a Dios y agradarle a Él era lo principal.  Dios les ayudo a estar bien porque ellos decidieron no contaminarse con la comida que podría haber estado dedicada a ídolos, además de respetar la ley de Moisés en cuanto a la alimentación.  Dios sostiene y ayuda no por la dieta sino por su cuidado (Dt. 8:3; Rom. 14:2; Gen. 1:30).

La Recompensa a la Fidelidad

Daniel se propuso honrar a Dios, su determinación y fidelidad le trajo hermosas recompensas:

  1. Dios interviene en su vida (v.9)
    Dios hizo que se ganara el afecto y la simpatía de su cuidador ( 16:7). Dios actúa cuando nos sostenemos firmes en los principios establecidos por Él en la Biblia.
  2. Dios da conocimiento e inteligencia (v.17).
    Salir adelante en esta vida es más fácil cuando actuamos con sabiduría, conocimiento e inteligencia ( 1:7). Además de lo anterior, Dios también da capacidades espirituales, a Daniel le dio la capacidad de interpretar sueños como Jose… pero ambos siempre reconocieron que era Dios no El quien tenía esa capacidad (Gen. 41:16; Daniel 2:20-23, 28)
  3. Dios produce excelencia en todo lo que hacemos (18-20)
    Una estrecha relación con Dios y sus principios produce vidas excelentes. Ellos honraros a Dios y Dios los honró a ellos.

 

¿Cómo es tu historia?… No importa tu pasado, ni tu presente, importa lo que Dios tiene preparado para ti en Cristo Jesús. Dale el control de tu vida honrándolo por medio de Cristo y guardando Su Palabra

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *