Apocalipsis 4:1-11 – Adoración en el Cielo – Parte 1

Recordemos que el Apocalipsis, según el verso 1:19, se divide en tres partes básicas:

 

  1. Las cosas que has visto: Jesucristo, su ministerio, su vida, su propósito (1:5, 7), Capitulo 1.
    1. Apocalipsis 1:5-7 RV1960
    2. (5) y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,… (7)  He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.
  2. Las que son: La era de la iglesia, Capítulos 2 y 3
  3. Las que han de ser después de estas: Capítulos 4-22

 

Aquí comienzan “Las cosas que han de ser después de estas”

 

El apóstol Juan tuvo el privilegio de visitar el cielo.  A diferencia de Pablo [(2 Corintios 12:4 TLA)  Lo que sé es que ese hombre fue llevado al paraíso, y que allí escuchó cosas tan secretas que a ninguna persona le está permitido decirlas.], a Juan se le permitió dar una detallada descripción de su visión en Apocalipsis 4 y 5.  Con esta descripción, los creyentes tenemos el privilegio de ver con anticipación el lugar donde pasaremos la eternidad.

Cabe mencionar que la iglesia como tal no se vuelve a mencionar en el mundo en los capítulos del 4 al 19, eso nos comprueba una vez más que la iglesia no fue creada para la ira, sino para salvación

(1 Tesalonicenses 5:9 RV1960)  “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”.  Asi pues podemos estar seguros que Dios recogerá a su iglesia en el arrebatamiento antes de la tribulación (Apocalipsis 3:10 RV1960)  Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.

Verso 4:1

(Apocalipsis 4:1 RV1960)

Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.

 

Aquí claramente establece la división ente la era de la iglesia y el tiempo del fin: “te mostraré las cosas que sucederán después de estas”.  Acababa de dar los mensajes a las iglesias, que como vimos en los capítulos anteriores representan las iglesias cristianas en todo el mundo.

 

Una puerta abierta.  Es importante mencionar que no cualquiera tiene el acceso al cielo.  Existe una puerta y Juan la vio abierta para que El pudiera entrar y describir lo que hay adentro.  Esta puerta se describe varias veces en la biblia con:

  • Jesús en el bautismo. (Mateo 3:16 RV1960) Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
  • Esteban (discípulo de Jesús). (Hechos 7:56 RV1960) y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.
  • (Hechos 10:11 RV1960) y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra;
  • … si ellos la vieron abierta es porque generalmente esta cerrada, pero ¿sabes que es lo mas maravilloso?, que nosotros tenemos esa puerta a nuestra disposición en Cristo. (Juan 10:9 RV1960) Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Verso 4:2

Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí [wow], un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado

 

Es interesante que las historias -muchas veces fantasiosas- que escuchamos o leemos acerca del cielo, rara vez se enfocan en lo que sin duda alguna es LO MAS IMPORTANTE EN EL CIELO: Dios…

La visión de Juan fue real y no pudo evitar ver algo que realmente llamo toda su atención, a Dios en su trono.

 

Cuando dice uno sentado, indica la postura de alguien que reina.  El universo está controlado por Dios, El esta reinando sobre el universo entero… sobre ti y todo lo que pasa a tu alrededor!

Verso  4:3

Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda

 

semejante a piedra de jaspe y de cornalina”.   Juan hablaba como Judío, estas eran la primera y última piedra en el pectoral del sumo sacerdote (Ex. 28:17-20), que representaban al primero y último de los hijos de Jacob.  Esta descripción si duda alguna lo identificaba como el Dios de Israel.

 

había alrededor del trono un arco iris”.  El arcoíris simboliza el pacto de fidelidad, misericordia y gracia de Dios (ver Génesis 9:13-17), así como su gloria (Ez. 1:28).

Verso  4:4

Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas.

 

sentados en los tronos a veinticuatro ancianos”.   Representan a la iglesia de Jesús, a los creyentes, reinando junto con Él, veamos porque:

  • A la iglesia se le promete que gobernará con Cristo (los ancianos estaban “alrededor del trono”):
    • (Apocalipsis 2:26-27 RV1960) Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,  y las regirá con vara de hierro, y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre
    • (Apocalipsis 3:21 RV1960) Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.
    • A los discípulos Judíos le dijo: (Mateo 19:28 RV1960) Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. (pueden ver también Lucas 22:30; 1 Corintios 6:2-3; 2 Timoteo 2:12).
  • Los Ancianos estaban “vertidos de ropas blancas”… La iglesia de Cristo se viste de ropas blancas: (ver Apoc. 3:5; 3:18; 19:8). Las ropas blancas simbolizan la justicia de Cristo sobre los creyentes.
  • Tenían “coronas de oro”. Cristo prometió coronas a los fieles creyentes:
    • (1 Corintios 9:25 RV1960) Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.
    • (2 Timoteo 4:8 TLA) Sé que Dios es un juez justo y que, cuando juzgue a todos, me dará una corona como premio a mi obediencia. Y no sólo a mí me la dará, sino también a todos los que esperan con ansias su regreso.

 

  • En la Biblia, el numero 24 se usa para hablar de consumación y representación, así podemos relacionar a las 12 tribus de Israel mas los 12 apóstoles del Cordero abarcando a todos los creyentes fieles a Dios. El cantico que entonan estos 24 ancianos resume y confirma lo anterior:
    • (Apocalipsis 5:8-10 RV1960) (8) Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; (9)  y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; (10)  y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Verso 4:5

Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.

 

Los “relámpagos y truenos y voces” están asociados con la presencia de Dios (Éxodo 19:16 RV1960)

(16)  Aconteció que al tercer día, cuando vino la mañana, vinieron truenos y relámpagos, y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte; y se estremeció todo el pueblo que estaba en el campamento.

 

“lámparas de fuego” NO son los candeleros (iglesia), este era el Espíritu Santo (siete espíritus de Dios Isaías 11:2).  El Espíritu Santo se representa aquí como la antorcha de guerra de Dios, lista para comenzar con su juicio.

Verso 4:6-9

(6) Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás.

 

“como un mar de vidrio”   En Apocalipsis 21:1 nos dice que en nuestro futuro hogar ya no habrá mar “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más.”  Entonces, la mejor manera de entender esto es metafórica, Juan asemeja esa plataforma delante del trono como un piso amplio y muy brilloso, así como el cristal.

 

Luego nos menciona lo que esta mas cerca del trono (junto y alrededor) y ve a los 4 seres que vigilan el trono de Dios. Y a pesar que son seres angelicales jamas vistos aquí en la tierra, nos da una descripción detallada de ellos:

(Apocalipsis 4:7-9 RV1960)

(7)  El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.

(8)  Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.

(9)  Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,

 

La razón por la que dice “semejante a” es porque no es exactamente un león o un becerro, solo que Juan trata de describir con objetos terrenales algo celestial.  Ezequiel, quien tuvo la oportunidad de ver el trono de Dios también los describe de la misma manera (Ez. 1).

Ezequiel 10:5 identifica  a estos seres plenamente:

(Ezequiel 10:5 RV1960)  Y el estruendo de las alas de los querubines se oía hasta el atrio de afuera, como la voz del Dios Omnipotente cuando habla.

 

“llenos de ojos” esta característica de los querubines denota su deber y su estado de alerta.  En la Biblia los querubines, como aquí alrededor del trono, se presentan siempre como protectores.  En Génesis 3:24 vemos como fueron querubines los encargados de resguardar el huerto del Edén cuando el hombre fue expulsado.  También en Exodo 25, sobre el arca del pacto estaban 2 querubines sobre el propiciatorio. En Exodo 26, en las cortinas del tabernáculo estaban bordados 2 querubines también.

Satanas era un querubín:

(Ezequiel 28:14-15 RV1960) Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.  Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.

 

Un privilegio de los querubines es adorar, dar honra y gloria al que esta sentado en el trono, y lo hacían “dia y noche” –constantemente-.

Lo más importante del cielo es Dios, lo mas importante de la vida eterna es Dios, nuestra honra, adoración y alabanza deben ser constantes a nuestro Dios y Salvador:

(Filipenses 2:9-11 RV1960)  (9)  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,  (10)  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; (11)  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

 

Por eso desde hoy le adoramos y le cantamos… fíjate bien lo que te voy a decir: si tu te aburres de alabar a Dios todo el tiempo, o criticas a quien lo hace todo el tiempo y le llamas fanático, entonces no has sido diseñado para el cielo, y te falta nacer de nuevo.

Verso 10-11

La adoración de la iglesia (24 ancianos):

  (10)  los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:

  (11)  Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. 

 

Fuimos llamados para adorar.  El Señor Jesús dice

Juan 4:23 RV1960  Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

 

se postran Debemos postrarnos delante del Señor.  Postrarse es una reacción natural ante la majestuosa gloria de Dios.

 

echan sus coronas delante del trono”  El verdadero creyente no se preocupa por su propia excelencia. No le interesa su propio bienestar,  sanidad, honor o recompensa. Todas las cosas dejan de tener valor ante la luz de Su gloria. Toda la gloria es para Dios y añaden la razón más importante para alabarle:

Apocalipsis 5:9 RV1960  y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres… porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *